WhatsApp está obligando a sus usuarios que «residen fuera de la región europea» a que acepten que la aplicación comparta sus datos con Facebook -propietaria de la aplicación de mensajería- si quieren seguir usando el servicio.

La compañía advierte a los usuarios en un aviso que «deben aceptar estas actualizaciones (de las condiciones de uso) para continuar usando WhatsApp» o eliminar sus cuentas.

«La política de privacidad y las actualizaciones de las condiciones son comunes en la industria y estamos avisando a los usuarios con una amplia anticipación para que revisen los cambios, que entrarán en vigor el 8 de febrero», dijo un portavoz de Facebook a la agencia de noticias AFP.

«Todos los usuarios deben aceptar las nuevas condiciones de servicio si quieren seguir usando WhatsApp», agregó el vocero.

Los usuarios de la Unión Europea y Reino Unido, si bien deberán aceptar las nuevas condiciones, no verán aplicarse los cambios en sus cuentas, dijo Facebook.

La medida ha desatado numerosas críticas sobre la política de manejo de los datos de los usuarios.

Algunos activistas de la privacidad en internet cuestionaron la política de «aceptar nuestra recolección de datos o irse » de Facebook, y sugirieron a los usuarios que se cambiaran a aplicaciones como Signal y Telegram.

¿Qué datos se compartirán?

Facebook le dijo a AFP que las nuevas condiciones «permitirán compartir información adicional entre WhatsApp y Facebook y otras aplicaciones como Instagram y Messenger, como contactos y datos del perfil, pero no el contenido de los mensajes, que permanecen encriptados».

En una publicación de preguntas frecuentes, WhatsApp dice que comparte una amplia gama de información de sus usuarios con otras empresas de Facebook, que incluyen:

  • Número de teléfono y otra información proporcionada en el registro (como el nombre)
  • Información sobre el teléfono, incluida la marca, el modelo y la empresa de telefonía móvil
  • Dirección IP, que indica la ubicación de la conexión a internet
  • Cualquier pago y transacción financiera realizada a través de WhatsApp

Pero también informaron que puede compartir cualquier dato cubierto por su política de privacidad, que podría incluir contactos, actualizaciones de estado, cuándo las personas usan WhatsApp y por cuánto tiempo, y números de identificación únicos para los teléfonos de los usuarios.

Facebook no respondió a una solicitud de la BBC de aclaración sobre por qué ha realizado estos cambios repentinos.

Arthur Messaud, abogado de La Quadrature du net, asociación francesa que defiende a los usuarios de internet, dijo que «si la única forma de rechazar (la modificación) es dejar de usar WhatsApp, entonces el consentimiento es forzado ya que el uso de datos personales es ilegal».

Ante los cambios de WhatsApp, las descargas de la aplicación Signal se dispararon este jueves después de que la respaldaran personalidades como el fundador de Tesla, Elon Musk, y Jack Dorsey, cofundador de Twitter.

La compañía de análisis de datos Sensor Tower reportó que más de 100.000 usuarios instalaron Signal, mientras que Telegram registró casi 2,2 millones de descargas, según Reuters.

Las descargas de WhatsApp cayeron un 11% en los primeros siete días de 2021 en comparación con la semana anterior, de acuerdo a Sensor Tower.

Excepción europea

Esta actualización de los términos y condiciones de WhatsApp no afectará a los usuarios europeos, según un comunicado que Facebook difundió este jueves, en el que dice que no habría cambios en la «región europea», que cubre la UE, el Espacio Económico Europeo y Reino Unido.

«Para evitar cualquier duda, sigue siendo cierto que WhatsApp no ​​comparte los datos de sus usuarios de la región europea con Facebook con el propósito de que Facebook use estos datos para mejorar sus productos o anuncios», dijo un portavoz de la empresa.

Sin embargo, la nueva versión de la política de privacidad para usuarios europeos dice explícitamente que los datos pueden compartirse con otras empresas de Facebook para mostrar publicidad y ofertas personalizadas, hacer sugerencias de contenido y «ayudar» a completar compras, entre otros fines.

Facebook dice que no usa la información de WhatsApp para ese tipo de propósitos en Europa, debido a las negociaciones con los organismos europeos de protección de datos.

Algunos consideran que esta excepción es un éxito y un resultado de las estrictas regulaciones de privacidad en Europa introducidas en los últimos años.

El eurodiputado holandés Paul Tang tuiteó: «Facebook se concede a sí mismo acceso a todos nuestros datos de WhatsApp a menos que… vivas en la UE».

«Por eso es importante la protección de datos».

BBC News Mundo

—————————-

ANEXO

Facebook: la demanda del gobierno de EE.UU. contra la red social que busca obligarle a que venda Instagram y WhatsApp

Mark Zuckerberg

Reguladores federales y fiscales de más de 45 estados de EE.UU. demandaron este miércoles a Facebook por lo que consideran prácticas monopólicas para absorber potenciales competidores y asfixiar la libre competencia.

La demanda es uno de los pasos más significativos que ha dado hasta la fecha el gobierno estadounidense contra la compañía tecnológica y, de alcanzar su objetivo, podría llevar a los tribunales a ordenar a Mark Zuckerberg la venta de Instagram y WhatsApp.

Facebook alega que los acuerdos de compra de esas últimas empresas, ahora bajo la lupa de los tribunales, ya recibieron el visto bueno de las autoridades años atrás .

«El gobierno quiere ahora una revisión, enviando a las empresas estadounidenses el mensaje escalofriante de que no hay venta que sea definitiva», dijo Jennifer Newstead, consejera general de Facebook.

Newstead indicó que la compañía había invertido millones de dólares para que Instagram y WhatsApp fueran exitosos y que Facebook se defendería «vigorosamente» en las cortes.

«Las leyes antimonopolio existen para proteger a los consumidores y promover la innovación, no para castigar a las empresas exitosas», agregó.

¿En qué consisten las demandas?

Las demandas presentadas por los estados y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) se centran en la adquisición de Instagram por parte de Facebook en 2012, la compra de WhatsApp en 2014 y las reglas que rigen a los desarrolladores de software externos.

Los demandantes acusan a Facebook de adoptar un enfoque de «comprar o enterrar» a los rivales potenciales, perjudicando a los competidores.

Y, también, a usuarios, que según los fiscales han perdido el control de sus propios datos para respaldar los ingresos publicitarios de la empresa.

Las demandas citan mensajes internos de Zuckerberg, como un correo electrónico de 2008 que decía que era «mejor comprar que competir».

«Durante casi una década, Facebook ha utilizado su dominio y poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y acabar con la competencia, todo a expensas de sus usuarios», dijo la procuradora general de Nueva York Letitia James, quien lidera la batalla legal de los estados.

«Ninguna empresa debería tener tanto poder sin control sobre nuestras interacciones personales y sociales. Por eso estamos tomando medidas hoy», agregó.

Natalie Sherman – Nueva York

Presentational grey line

A veces es bastante difícil comprender cuán grande es el poder de esta empresa: Facebook, Facebook Messenger, WhatsApp e Instagram, todos propiedad de una única compañía

Lo que sostiene la Comisión Federal de Comercio (FTC) es que hay una razón por la que Facebook llegó a dominar este sector tan lucrativo: adquirió la competencia ilegalmente.

En 2012, Instagram estaba creciendo rápidamente. Facebook estaba preocupado.

Zuckerberg había admitido que Instagram era un competidor y lo compró por una cifra que ahora parece baja: US$1.000 millones.

WhatsApp también estaba creciendo a velocidades increíbles en 2014. ¿Iba a amenazar el propio servicio de mensajería de Facebook? Zuckerberg también lo compró.

Ambas adquisiciones fueron analizadas previamente por la FTC y fueron aprobadas.

Ese es el argumento de Facebook, que compraron estas empresas cuando eran mucho más pequeñas, que no había nada predeterminado sobre su éxito.

En otras palabras, no castiguen a Facebook por crear empresas estadounidenses exitosas.

La separación de Instagram y WhatsApp de Facebook ahora se decidirá en los tribunales, pero estas demandas antimonopolio llevan tiempo.

También habrá una amplia oportunidad para apelaciones, así que no deberíamos esperar una potencial ruptura de Facebook en un futuro mediato.

Pero esto es una indicación más de hacia dónde se dirigen ahora los tribunales y los políticos: las grandes empresas tecnológicas son demasiado grandes a los ojos de muchas personas.

Acusaciones de monopolio

Las demandas ocurren en un momento en el que los reguladores estadounidenses están examinando más de cerca el poder del que disfrutan las empresas de tecnología.

Este verano, los jefes de Google, Amazon, Facebook y Apple se vieron obligados a testificar ante el Congreso, como parte de una investigación más amplia sobre su influencia en el mercado.

En octubre, el Departamento de Justicia demandó a Google, acusando a la empresa de violar las leyes de competencia de Estados Unidos para mantener el monopolio de las búsquedas y la publicidad en internet.

Más de 2.500 millones de personas utilizan una de las aplicaciones de Facebook cada día.

La empresa, valorada en casi US$800.000 millones, emplea a más de 56.000 personas y reportó más de US$18.000 millones en ganancias el año pasado.

El Open Markets Institute, un grupo de expertos de Washington que ha estado presionando a los reguladores para que adopten una postura más agresiva contra las empresas de tecnología, dijo que las demandas eran un «paso crítico» hacia adelante.

«Todavía hay más por hacer, pero este es un gran momento», escribió la organización en Twitter.

James Clayton, corresponsal de tecnología de la BBC para América del Norte

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.